Seguridad. Salud. Bienestar.

Vision Zero se basa en la convicción de que todos los accidentes, las enfermedades y los daños relacionados con el trabajo pueden evitarse, así como en el compromiso de las empresas y los socios que participan en la estrategia Vision Zero de promover los tres valores fundamentales de esta campaña, a saber, la seguridad, la salud y el bienestar. La flexibilidad es una característica importante del enfoque Vision Zero. Se puede dar prioridad a la salud, la seguridad o el bienestar, dependiendo de qué aspecto se considere más pertinente. Gracias a esta flexibilidad, Vision Zero es beneficiosa para todos, tanto para los gobiernos como para las organizaciones de seguridad y salud de cualquier región del mundo, así como para las empresas de cualquier tamaño o sector de actividad. La hoja de ruta para poner en marcha la estrategia Vision Zero abarca siete reglas de oro basadas en conceptos de gestión eficaces y prácticos.

Como realizar Vision Zero: las 7 reglas de oro

Las siete reglas de oro permiten poner en marcha un enfoque proactivo para promover la cultura de la prevención en el lugar de trabajo. Proponen medidas prácticas que permiten definir las esferas que hace falta mejorar y también sugerencias concretas sobre cómo poner en práctica esas reglas.

Perfil del mes

“Nos hemos adherido a Vision Zero para formar parte de un movimiento mundial que otorga el mismo valor a la vida de todas las personas. Vision Zero ayuda a los países a dar prioridad a la seguridad, ya sea como un comienzo o como una confirmación de interés de países más adelantados en su camino hacia la seguridad.
Creemos que Vision Zero está hoy perfectamente adaptado a nuestra cadena de suministro mundial de personas, productos y servicios. Lo que consumimos nos importa y es esencial para la sostenibilidad que las personas produzcan de manera segura y ética.”

Sra. Jillian Hamilton
Director General, Manage Damage

Como realizar Vision Zero

La mejora de la seguridad y la salud en la empresa no significa necesariamente que se tenga que aumentar el gasto. Lo más importante es que la dirección actúe con conciencia, dirija de manera coherente, cree un clima de confianza y mantenga una comunicación abierta en todos los niveles de la empresa. La aplicación de la estrategia de prevención de Vision Zero requiere la participación activa de muchos actores distintos de la empresa.

Una cosa está clara: el éxito o el fracaso de la aplicación de la estrategia Vision Zero dependerá, en última instancia, de la dedicación de los empleadores y de los directores ejecutivos, de la motivación de los administradores y de la atención de los empleados.